TRASTORNOS OBSESIVO-COMPULSIVO

TRASTORNOS OBSESIVO-COMPULSIVO

TOC


El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC – OCD) es un trastorno que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, ideas, imágenes y/o sensaciones intrusivas y no deseadas que el afectado/a experimenta de forma involuntaria, frecuente y persistente, generándole así un malestar muy intenso, lo que le lleva a realizar las compulsiones, que son todas aquellas conductas repetitivas o actos mentales que el afectado/a se siente impulsado y obligado a realizar en respuesta a la obsesión para reducir la ansiedad ocasionada por la misma y haciéndole sentir a su vez duda, culpa y vergüenza continua.

En función de la sintomatología podemos diferenciar TOC motor, en el que los rituales son físicos, y TOC puro, en el que los rituales son mentales. El contenido de las obsesiones es tremendamente variado, y no todos los afectados tienen que presentar las mismas ni experimentarlas de la misma forma (pensamiento, imagen, sensación, impulso). Puede estar presente un sentido exagerado de la responsabilidad, perfeccionismo extremo, intolerancia a la incertidumbre y una gran necesidad de controlar los pensamientos.

En función de la gravedad de los síntomas podemos hablar de TOC leve, moderado o severo y dependiendo de la misma sus consecuencias funcionales pueden ser muy incapacitantes.

  • Pérdida de la calidad de vida.
  • Deterioro de la vida laboral/académica.
  • Aumento del tiempo empleado en las compulsiones.
  • Evitación de numerosas situaciones, lugares.
  • Evitación de posibles (y cada vez más numerosas) situaciones disparadoras. Se entiende por disparadores (triggers) todos aquellos estímulos que detonan la obsesión.
  • Dificultades para vivir de forma independiente y/o falta de autonomía.
  • Disfunción familiar al imponer reglas y prohibiciones a los restantes miembros (no traer invitados a casa por miedo a la contaminación).
TOC

SAL DE LA TRAMPA TOC